martes, 1 de mayo de 2018

El final del cuento


5 ciclos lunares ha durado lo nuestro. ¿Sigue siendo mágico porque a pesar de que ha durado una mierda que además ha parecido una eternidad y ha terminado como el culo parece ligado a las fases lunares?
A tomar por culo tú y la luna. Tanta implicación para esto. Hacía SIGLOS que nada me removía así y a ti ahora en 3 semanas se te pasa. Quizá es mejor haber descubierto ahora, tras 5 míseras fases lunares, que efectivamente eres bastante inhumano. O que no sabes valorar lo que cae del cielo como una bendición y que te sacas del medio por un poco de estrés. Aunque no sé que es, si estrés, si que en el fondo nunca quisiste. Quizá y probablemente todo. He sido una ilusa. Tampoco era nuevo. Pero esta vez me valía la pena intentarlo. No ha valido la pena, desde luego, pero entonces lo parecía. No se puede decir que ahora me arrepienta pero tampoco haré una fiesta por haberlo intentado. Porque una vez más todo ha pasado porque yo he movido ficha. Para todo. Excepto para terminar, esta vez. No está mal, vamos mejorando. Me siento bastante estúpida. Si supieras TODO lo que he estado pensando mientras tú simplemente te agobiabas porque esto parecía una relación a distancia (aka tengo una obligación para con un ser cuyos sentimientos en parte dependen de mis acciones). Es como relacionarse con un robot. Solo en la distancia, porque en persona eres un puto algodoncito de azúcar. Pues yo empecé ni queriéndome ir, ¿sabes? Quería casarme contigo ya del tirón. Quizá porque mi intuición ya me decía que si no estaba en tu cara no ibas a considerarme real, no ibas a considerar que podía ser una persona con la que compartir tu vida, no ibas a considerar lo nuestro algo palpable, viable y no ibas a desearlo (y por lo tanto moverte para hacerlo). Duele mucho saber que solo estarías conmigo si estuviera allí delante de ti, que solo el apego momentáneo te une a mí joder. Que luego estás más cómodo solo, que yo casi que te estreso. No te estresaba en persona. Pero bueno, eso, pasé de querer casarme contigo a volver a casa y casi odiar mi vida actual porque solo quería estar contigo. Y como de hecho tú estabas tan enganchado como yo, o eso parecía, pues alimentaba esta fantasía de mierda que me ha corroído. Los dos primeros días pensando en ir a Corea contigo, que me destrozó el presente y me dio una ansiedad que me quería morir (eso es solo culpa de mi imaginación y mi miedo a las cosas nuevas). Cuando me dijiste que no querías eso dije MENOS MAL, aunque me daba pena entonces tener que resignarnos a no estar juntos hasta vete a saber tu cuando. Ese ha sido el problema de TODO, LA INCERTIDUMBRE. Cuando empezaste a pensártelo todo, primero por dinero, luego lo de Loló, que a cualquiera le parecería una excusa barata y de persona estúpida que no sabe decir que no quiere, y por la cual mis amigas me decían MÁNDALO A TOMAR POR CULO. Y de hecho te odié, pero la compasión por ti me ha matado. Me ha matado desde el principio. Querer entenderte tanto, querer comprender tu puto proceso mental, tu manera de actuar, y ceder a esa realidad con tal de poder seguir con esto, porque A PESAR DE SER UNA TORTURA EN LA DISTANCIA, en persona ES IDEAL. Es ideal el poco tiempo que hemos estado juntos, que es nada. Y que no ha significado nada para ti, claramente. Me has asqueado por exigir respuestas, yo te he asqueado porque no existías más allá del puto finde que estuvimos juntos. Creo que no has querido nada desde el principio. Por eso no querías besarme cuando estuvimos juntos, eso de “es que no queríamos una relación a distancia”. Te has obsesionado con eso, y quizá esta mierda haga que no tengamos la oportunidad de ser pareja cara a cara en el futuro.  Yo iba a proponerte que vinieras un mes entero en agosto. Y una vez viendo si funcionábamos decidir ya del todo algo para el futuro. Pero te he pillado en mal momento. Por si no te costara ya de por sí pensar en los demás, o en ti, ahora estás más ocupado que nunca y quizá te vas a Corea… Es el peor momento, pero yo no quería nada ahora, yo quería dejar el terreno abierto para el futuro. Pero supongo que me adelanto demasiado, como me han dicho siempre. Aunque esta vez ha sido justamente porque sabía que si dependía de ti no íbamos a vernos ni pronto ni tarde. Realmente, estar contigo es como tener una relación solo. Bueno, empezar contigo. No sé qué has sentido, qué has dejado de sentir, si te has rendido, si nada. Y cómo no, como todo lo demás hasta ahora, ha sido una agonía. Ojalá te hagan esto alguna vez a ti para que sepas cómo se siente. No sé qué siento hacia ti, odio desde luego, pero después de odio, no sé si compasión, comprensión, amor. Porque me he montado la peli yo sola… tú solo de dejaste llevar. Y ahora ni siquiera sé si puedo ser tu amiga. Cuando hablo contigo me lo paso tan bien y eres tan amor, que la contradicción con cómo ha ido todo me mata. Ya te vale tío. Te has estresado antes de empezar. Lo nuestro podría haber molado mucho. Hacía años que no sentía esta certeza. Quería que nos construyéramos juntos. Pero claramente quería sola. Tú solo te dejaste llevar. Yo también me dejé llevar pero me llevó a esta certeza. A ti no te ha llevado a nada y mi certeza te ha agobiado. O tu vida. O sentirte mal por hacerlo tan mal, que no me extrañaría. Yo cuando me siento mal por hacerlo mal, lo hago bien. Tú te retiras. Y yo ahora no sé ni si quiero que vuelvas. Era la putada de terminar antes de empezar. Te odio.

lunes, 1 de enero de 2018

Volviendo al origen

Cuántas emociones en unas solas horas. Parece mentira que después de tantos años vuelva al principio y descubra que lo que tenía al principio era lo mejor que podía descubrir. ¿Qué quería descubrir fuera de allí? ¿Pasión? ¿Intensidad?
Contigo tenía lo que quiero ahora. Y quizá no era lo que quería entonces. Termino escribiendo en un blog como empecé a hacer contigo. Demasiadas señales. Parece que he dado la vuelta entera a un ciclo. Y no sé si tengo esta sensación yo sola o tú también te has emocionado esta noche. Lo he visto en tu carita. Esa que conocí tan bien. Quizá se mezclan los recuerdos de las emociones del pasado con la súper luna y con mis ganas de encontrar a alguien como tú. Y es una puta ironía más de la vida.
No hace mucho encontré una carta que me dejaste una de las veces que te fuiste después de estar de visita. Me la dejaste escondida para que la encontrara. Me querías a saco y tal cual era. Y eso que era un diablo, que no valoraba lo que tenía. ¿Qué más quería? ¿Qué quería encontrar? De verdad me lo pregunto. Está claro que no lo sabía, y que tuve que dejarte e ir a la aventura para descubrir que la mayoría de los hombres son depredadores, superficiales, insensibles. Que ninguno era como tú. Y que tú es lo que yo quería.
Me adorabas y yo a ti y nos lo pasábamos genial juntos. Entretenidos con nuestras frikadas. Como esta noche. Tenía que dejarte. No hay un por qué. Y me parece súper fuerte que llegue un día como hoy, al cabo de 8 años, y sienta algo parecido al arrepentimiento. Y hable 2 horas contigo y me sienta como en casa y me diga “tiraste tu hogar por la ventana”.
Si pienso en alguien con quien compartir mi vida, como decíamos antes, es alguien como tú. Estoy alterada e hipersensible y tiendo al drama, lo sé. Ahora no te conozco mucho. Todo es suposición. Pero sigues siendo aquel chico inteligente, sensible, curioso y tranquilo, aquel ser bello que me encantaba. Y con el que encajaría en una casita con una vida tranquila y con el que adoraría compartir tiempo, familia, hogar.
En todo caso, me jode que haya tenido que dar toda esta vuelta de mierda para volver al origen y darme cuenta de que lo primero que encontré era el mejor hogar que podría haber encontrado. Y que tengo una tendencia suicida. Que ya no sé si respetar o no. Si soy yo o mis traumas. Si pueden diferenciarse estas dos cosas. Si puedo sanar una y llevar una vida sana contigo o con alguien como tú.
Sí, tú también has flipado esta noche. Realmente había y hay una conexión especial entre tú y yo. Hogar. Es todo lo que quiero. ¿Qué llevo aquí dentro que me hace estar despierta hoy, 1 de enero, ya 2, del 2018, a las 1:10 de la mañana, sin querer dejar de escribir, arrepintiéndome de haber dejado mi primera relación adolescente con un amorcito de chaval? Y como una idiota, mirando el móvil por si ha dicho algo más. Es deprimente. ¿Por qué lo hiciste? TT

Ahora mismo siento que lo quiero como entonces. Y es decir mucho porque rozaba la obsesión. Ahora me casaría con él. Simplemente porque he recordado lo que es que alguien me entienda profundamente. Al menos me ha recordado que existe esta conexión. Que no la soñé. Que puede pasar. Si no con él, con otro, aunque ahora mismo me encantaría con él. El caso es que existe, que ya pensaba que lo había soñado. Me hace pensar que quizá algún día aparezca una persona a la que le puedo contar mis viajes interiores y no se quede con cara de pasmado diciendo “aha”. No soy yo, son ellos. Hay pocos. He vuelto a sentirme admirada tal y como soy. He vuelto a sentir que hay alguien en este universo capaz de valorar, admirar y amar mi naturaleza (que yo ya la amo, pero a veces apetece verte reflejado en los ojos de alguien amado. Te hace sentir menos bicho raro y en casa) Y eso no me pasa casi nunca viniendo de un hombre. Gracias Universo. Gracias Manu. Imagino que es posible que esté pasándote lo mismo. Y desde aquí indirectamente te lo confirmo. Te quiero y te admiro desde lejos, eres un ser hermoso. Gracias otra vez. 

sábado, 18 de febrero de 2017

machismos cotidianos vol.1


Esta mañana he estado con los compañeros de quiromasaje tomando algo y al final me he querido ir por la incomodidad. Uno de ellos, ha empezado a contar una anécdota de una chica que fue a su consulta a darse un masaje. Se ve que él le dijo que le haría uno de cuerpo entero y ella le contestó un poco incómoda que no estaba depilada. Él le dijo “¿te crees que a mí me importa eso?”, de modo que procedieron al masaje. Y sigue la anécdota con “¡Pero quién me iba a decir a mí que tenía tantos! ¡Más que yo! (riéndose de ella).

  1. Se ríe de los pelos de las piernas de una tía.
  2. A sus espaldas, después de decirle que no le importa que vaya sin depilar.
  3. Lo hace con sus compañeros para echarse unas risas a costa de la chica.
  4. Cuando lo critico, defiende que solo lo hace para fastidiarme.
  5. Sabe que me molesta y no se disculpa.
  6. Cuando se disculpa porque le insistimos las chicas del grupo dice “Lo siento por lo que sea que te ha molestado” (sabiéndolo perfectamente).
  7. Cuando le digo “¡¿Por lo que sea?! ¿no sabes por qué?, me dice “Te has enfadado por una tontería y no sé qué quieres que te diga”.

Resumen: 1. Se ríe del aspecto natural de una mujer. 2. Intenta joder a propósito a otra riéndose de la primera. 3. Empequeñece la causa del enfado de la segunda, intentando que sus actos parezcan una broma sin maldad y la ofensa que ha causado una exageración.

Conclusión: machismo

En el momento, me he ido con el cuerpo de haber sido yo la aguafiestas (por algunos comentarios y caras de los compañeros, que sé que les parecía exagerada mi reacción), cuando el capullo irrespetuoso y tocapelotas ha sido el otro. No saben que me he ido contenta. Cabreada por la existencia de capullos, pero contenta por permitirme no tolerarlos ni una vez más. Por no caer en el “ahora parecerás una exagerada si te piras”, y aguantarlo.

Creo no ir muy desencaminada cuando pienso que el problema principal de este tío es que tiene una autoestima terrible y unas carencias afectivas severas (como muchos “machitos”, me da a mí). Veo claramente que tanta pantomima es para llamar la atención. Hay gente como él a la que le gusta crear reacciones emocionales hacia ella, aunque sean negativas, con tal de sentir que hacen sentir algo a alguien.

 

Pues si pudiera quitarse el velo de mierda del machismo que tiene encima, le diría que, con la facilidad con la que quiero yo a la gente, bastaría con ser amable conmigo para tener mi aprecio y atención. A él y a cualquier machito gilipollas. Desnudaos, locos, el amor está aquí y ahora. Lo demás es pura mierda.

sábado, 2 de julio de 2016

Deseo

La vida se impacienta.
Las sensaciones se precipitan desde lo alto de las ramas,
cada vez más y más rápido, 
con violencia.
El de ahora es solo un instante más en esta eterna lucha 
contra mi entorno.
La herida es siempre intensa.
El dolor no es tan extremo,
siempre soportable, aunque duro de soportar.
Siempre procede de lo que anhelo.
Es complicado no desear nunca nada,
pero todavía es más difícil 
no caer
en la tentación 
de desear.

Núblame la vista, el paisaje monótono,

ofréceme una silueta 
intrigante en el horizonte,
mientras el sol tiñe de rojo
el amanecer, 
en una playa,

Asómate por las puertas entreabiertas
de mis sueños,

fúndeme con la melodía
que más vibre en mi interior,

cuélate en el pecho de un ser sin corazón,
y prométeme que su corazón existe,

camúflate entre las palabras de los hombres
y haz que haya una promesa
de eternidad en sus labios,

refléjate en sus pupilas
y convénceme
de que sus ojos no miran, no ven,
me sienten,

fúndeme con las sensaciones
que me agitan, me atormentan,

recógeme en cada caricia que ofrece la luna,
y dame cobijo, 
calor de hogar,

alójate en mí hasta que me convenzas
de que no eres mío. 

Con paciencia y amor,
hazme entender que nunca
serás saciado.
que si te satisfago
te extinguirás.

Cuídame y enséñame a cuidarte, 
porque, sin duda, me impacientas,
pero tampoco habría qué esperar sin tenerte.

(2014)

sábado, 17 de octubre de 2015

55


Estimada Carla del futur:

És important que recordis certes coses: 1. Tens dret a tot: a sentir-te malament, a sentir-te bé, a no voler fer res, a no voler canviar, a voler canviar, a rendir-te, a seguir intentant-ho; tens dret a sentir absolutament tot el que sentis, perquè per algo ho sents. 2. La vida no és el que penses que és, ni el que pensen els altres, perquè això només són pensaments. Mai sabràs quin s’apropa més a la realitat, l’únic que pots saber és com et sents; el meu consell és que prioritzis com et sents i el que vols, perquè és l’únic que realment és teu. 3. Potser ningú t’entén, però tu sí; tu, en la profunditat del teu amor t’entens, com pots entendre a qualsevol altre ésser viu, i els altres si volen t’entendran, o s’aproparan molt al que és entendre’t, com a mínim et respectaran. Si no ho fan, no oblidis que tu sí et respectes, sempre. T’ho mereixes, com tothom. Si cal, marxa; sempre pots marxar. 4. Si el món s’ensorra estic segura de que serà tot causa del teu cap, perquè el món és el mateix. Mou-te. Viu la terra, l’aigua, el cel. Deixa de pensar JA i fes exercici, respira. Les coses no han de ser com les havies pensat, de fet el més probable és que no ho siguin, perquè el teu pensament, i el de tots, és insignificant. El teu cap no té raó, ni el de ningú, o millor dit, raó és l’únic que té, però l’univers no es mou al ritme de la nostra ment, sinó al ritme d’algo que ni coneixes ni coneixeràs. 5. Estima’t, tia, estima’t perquè sí, pel mateix motiu pel què existeixes. Estimat també perquè ets el filtre de tota la resta, res tindrà millor color si no et mires amb amor a tu també. 6. Confia en tu, ets l’única que estarà sempre al teu costat. Oblida que els humans han oblidat la fe; creu en tu i en el món i estaràs en sintonia amb aquest algo que mou el món. Potser perquè Déu (la mare natura) existeix, o potser perquè creure té un efecte extraordinari en la nostra ment... però què més dona el per què? Què tens aquí i ara? A tu! Tu amb tu... jo escolliria estimar-te :) .

Amb amor des d'un altre punt de l'espai-temps,

Carla

domingo, 30 de agosto de 2015

54

Entender no es otra cosa que amar. ¿Quieres entender a alguien? Ámalo, ámalo entero, ama sus decisiones, sus equivocaciones, ama sus emociones, ámalas enteras, forman parte de este mundo. Duele; ama el dolor, ama tu decepción también, ama tu necesidad de distanciarte, ama que los caminos os hayan juntado y después separado, es mucho mejor eso que nada. Ámalo todo y lo comprenderás todo, o descubrirás que no hay nada que comprender, que solo hay que amar.

lunes, 17 de agosto de 2015

Un placer

He apostado una vez más,
y una vez más he perdido.

Pero el mundo necesitaba
una apuesta más
y, quizá,
una victoria menos.
 
Por ti,
por mí,
 
valía la pena intentarlo.
 
Un placer
dar la posibilidad de existir
a lo que nunca compartiremos.